viernes, 15 de diciembre de 2017

Salida anual ECC 2017: la Vall d’Ebo.

El viernes 3 de noviembre Alexis, Carolina, Ferrán, Esteban, Lee, Gila y Aida quedamos temprano para ir a la Vall d’Ebo.
Una vez en el refugio de la Figuereta, que hemos alquilado para este acontecimiento, nos instalamos rápidamente, y preparamos el material para instalar las tres cavidades.
El refugio consta de un gran comedor con chimenea, una estupenda cocina de gas, dos grandes habitaciones, dos letrinas, luz y agua corriente. Un lugar acogedor para realizar cualquier actividad de montaña. ¡Enhorabuena a los compañeros del Centro Excursionista de Pego!

Preparando el material y ultimando detalles. 

Ferrán se encarga de hacernos una rica comida, tras la cual nos dividimos en dos grupos y nos dirigimos a instalar dos de las tres simas.

Entrada al Avenc Estret.

Alexis y Ferrán instalan dos vías en el Avenc Estret, mientras que Carolina y Esteban les siguen. La boca es de grandes dimensiones (15x12 m. de superficie), seguida por un amplio pozo de 127 metros, encontrándose en sus primeros metros gran cantidad de vegetación e incluso un árbol, que obstaculiza un poco el descenso por las cuerdas.
Una vía tiene grandes volados y la otra vía es más técnica con un pequeño pasamanos y un gran péndulo.

Colada en el fondo de la cavidad.

Una vez los cuatro estamos bajo, descendemos el cono de derrubios hasta la cota máxima de -142 m. y aprovechamos para realizar algunas fotos antes de volver a la superficie.

Grupo en el fondo del Estret.

Mientras nuestro grupo instala esta sima, hay otro grupo que se encarga de instalar dos vías en el Avenc del Mig, y que está compuesto por Gila y Lee que instalan una vía cada uno y Aida. Esta sima, que está junto al Avenc Estret, tiene una boca aún más grande (de 20x15 m de superficie), seguida también por un pozo amplio de 80 metros de profundidad, y en cuyos primeros metros también hay bastante vegetación. La cota máxima de esta cavidad es de 107 metros.

Una vez regresamos todos al refugio toca informar al otro grupo de cómo se han instalado las vías y que sensaciones hemos tenido, ya que se trata de grandes verticales y pozos anchos, no aptos para principiantes.

Cuando ya estamos cenando llegan Luis, Cristina y Joaquín, a los que recibimos muy alegremente. Y un poco más tarde llegan dos compañeros más, Jose y Susana, a los que por supuesto también recibimos alegremente y se nos unen a la tertulia.

Una vez la bestia de la noche elige cuarto, el resto nos distribuimos lo más alejado de él que podemos, pero sólo hay dos estancias una al lado de la otra.


A la mañana siguiente (sábado 4 de noviembre) nos sorprende muy gratamente lo callada que ha estado la bestia durante toda la noche, y tras un buen desayuno hacemos dos grupos para visitar las simas.
Por un lado vamos un grupo numeroso a visitar el Avenc Ample, y dedicarle todo el día para realizar fotografías, ya que contamos con dos personas a las que les encanta esta rama de la espeleología y que se les da muy bien. Mientras que el otro grupo formado por Luis, Cristina y Joaquin, se dirigen a visitar el Avenc Mig, luego el Estret y por último, Luis y Joaquin visitan también el Ample, mientras Cristina los espera fuera.

La boca principal de esta sima es de unos 25 metros de diámetro y consta de un único pozo de 48 a 54 m., según el inicio de la vía, y cuya cota máxima es de 60 m. 

Boca del Avenc Ample

Ferrán y Alexis instalan dos vías paralelas en el Avenc Ample, mientras Gila instala otra justo en la pared de enfrente. Esta vía consta de la cabecera y dos fraccionamientos, desde el segundo comienza un volado de unos 30 metros. 

Cabecera del Avenc Ample

Instalando dos vías paralelas en el Avenc Ample.

Siendo la segunda vez que Alexis y Ferrán instalan las mismas vías de esta sima, esta vez se encuentran con algunas dificultades puesto que hay varios parabolts de M10 sin la chapa, así que no pueden usar éstos anclajes que fueron los que usaron la vez anterior cuando visitamos esta sima en enero de este mismo año.
Descendemos por parejas, Esteban junto a Susana, y luego Carolina con Jose. Mientras que a Gila le suceden Lee, Aida y Miquel, que ha llegado esta misma mañana con muchas ganas de hacer espeleología. 

Vista del P52 desde la cabecdeera del Avenc Ample

Una vez todos en la base del pozo, que es un cono de derrubios, almorzamos, nos quitamos el equipo y tras la trepada de unos 5 metros atravesamos la estrecha gatera de unos 14 metros de longitud, no sin alguna dificultad por parte de algunos miembros del grupo, y descendemos el pozo de 7 metros para adentrarnos en la impresionante sala CEG, donde encontramos formaciones de todo tipo.
En esta ocasión podemos apreciar la sala de los Bastos con menos agua. 

Acceso a la Sala de los Bastos

Nos pasamos un buen rato observando la sala, recorriendo todos sus rincones y apreciando sus maravillas. 
Ferrán y Esteban deciden quedarse a hacer fotos, junto con Susana, mientras el resto del grupo comienza el camino de regreso al refugio, atravesando de nuevo la gatera. 

Reflejos en la Sala CEG (1).

Reflejos en la Sala CEG (2).
  
Sala CEG (1).

Sala CEG (2).

Sala CEG (3).

Sala CEG (4).

Sala CEG (5).

Sala CEG (6).

Sala CEG (7).

Al salir, Alexis desinstala una de las vías paralelas, y comunicamos a Joaquín que llega en esos momentos, que desinstale él la vía de enfrente, la que tiene un volado de unos 30 metros.  

Contraluz de la boca del Avenc Ample.

Una vez en el refugio comenzamos con el picoteo y las conversaciones, hasta que por fin regresan los fotógrafos y comenzamos a hacer la cena, carne a la brasa entre otras cosas, todo nos parece un manjar. Y por supuesto acompañado de un buen vino. 

Grupo tras la cena (1).

Grupo tras la cena (2).


El domingo 5 de noviembre, hacemos tres grupos para dirigirnos cada uno a una cavidad distinta y desinstalarlas.
Por un lado, Alexis, Carolina, Ferrán, Esteban y Susana visitamos el Avenc del Mig. Durante el descenso de este pozo disfrutamos de la belleza que le confiere a la sima las columnas adosadas a las paredes de la misma. 

Boca del Avenc del Mig. 

Una vez bajo aprovechamos que los compañeros el día anterior habían dejado instalada una cuerda realizando una trepada y subimos a una pequeña sala que nos impresiona por sus diferentes coladas.

Gracioso contraluz del Avenc del Mig

Saliendo del Avenc del Mig.

Se encargan de desinstalas Alexis y Carolina, con tan mala suerte que al estirar las cuerdas desde arriba una de ellas sale sin problemas, pero la otra no sale, por lo que, tras varios intentos nada fructíferos, Ferrán decide descender para desengancharla, teniendo que descender la sima hasta su base, donde encuentra la cuerda enganchada con unos troncos. Una vez todos fuera regresamos al refugio. 

Saliendo del Avenc del Mig por segunda vez.

Otro grupo compuesto por Gila, Lee, Miquel, Aida y Jose, que cumple con su expectativa de descender una gran vertical, se dirigen al Avenc Estret, lo visitan y luego lo desinstalan. 

Grupo en el Avenc Estret.

Jose con su objetivo cumplido en el Avenc Estret.

Y por último, Luis, Cristina y Joaquín visitan el Avenc Ample, y desinstalan la vía que quedaba.

Una vez nos juntamos todos en el refugio, comemos y organizamos los coches para el regreso a casa. Atrás quedan los buenos momentos vividos en esta convivencia, que hacen que nos conozcamos cada vez un poquito más y que formemos una gran familia, y en la memoria permanecen las maravillosas formaciones de la sala CEG.

Fotos realizadas por Ferrán, Esteban, Gila y Jose.

martes, 12 de diciembre de 2017

Sima del Cabezo y Sima de Comanegra (Octubre 2017)


Boca de la Sima del Cabezo.

El martes 17 de Octubre Alexis, Carolina, Ferrán, Gila y Lucia volvemos a visitar la Sima del Cabezo, en Fanzara, pero esta vez por la vía del péndulo.

Iniciamos el descenso por el P81, y al llegar al fraccionamiento de -50m., Ferrán, que es el que instala, realiza el impresionante péndulo, de unos 10 metros, llegando a la parte alta de una empinada rampa donde clava un spit, ya que para fraccionar hay un cordino bordeando un bloque inestable.

Cabecera del P81 de la Sima del Cabezo.

Descendemos un pequeño pozo y llegamos a una zona donde la fractura se colmata. Aquí comienzan una serie de trepadas entre bloques y pasos desfondados, hasta llegar a una sala con formaciones reconstructivas.

Formaciones en las pequeñas salas.

Seguidamente comienzan una serie de pequeños pozos, P6, P10 y P12, que nos llevan entre pequeñas salas hasta el fondo de la fractura principal, unos metros más hacia el sureste de la base del P81.
Una vez estamos todos bajo, comemos y emprendemos el camino de salida.

Interior de la Sima del Cabezo.


El jueves 26 de Octubre, Alexis, Carolina, Ferrán, Gila y Cristina visitamos el Avenc de Comanegra, en término municipal de Xert.
Una vez superado el incidente de acceso, pues nos desorientamos y damos varias vueltas hasta encontrar el camino de acceso al parking de la sima. Una vez aquí nos preparamos para la larga subida de acceso hasta la boca.

Boca de la Sima de Comanegra.
Vista a contraluz de la boca de la Sima de Comanegra.

En ella nos equipamos y Alexis se encarga de la instalación, no sin dificultad al encontrar tantos anclajes. La cavidad consta de más fraccionamientos de los que refleja la ficha técnica, al igual que los metros de cuerda marcados son muy justos.
Lo más significativo de la cavidad es el último rapel volado de 43 metros.

Segundo pozo (P43) de la Sima de Comanegra.
  
Fauna en el fondo de la Sima de Comanegra.
Foto de grupo en el fondo de la Sima de Comanegra.

Fotos realizadas por Ferrán y Gila.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

CUEVA DE LOS CONTRABANDISTAS (ARAGUES DEL PUERTO, HUESCA)

Conducto freático en el interior de la cavidad.
El pasado fin de semana 24 al 26 de noviembre visitamos el macizo de Vernera, con la finalidad de explorar. El último día lo dedicamos a visitar una cavidad ubicada en la periferia del macizo y en una cota inferior a toda la zona de absorción. La Cueva de los Contrabandistas era conocida desde antiguo, a pesar de su acceso acrobático. La primera exploración con fines espeleológicos tiene ligar en 1966 por miembros de la SIE del CEA (Barcelona). Su boca se encuentra colgada a unos 20 metros sobre la cabecera del río Osia. Esta es visible desde la carretera que accede al refugio de Lizara, unos 2 kilómetros antes de llegar a este.

Cruzando el barranco para acceder a la cueva.
Dejando los vehículos en una curva muy pronunciada a la derecha, podemos seguir un sendero medio perdido que tras cruzar el río asciende por un bosque con mucha inclinación. Avanzando hacia el sur llegamos a una pendiente descendente que presenta vegetación más húmeda y que indica la proximidad de esta surgencia temporal.

Ubicación de la cavidad con respecto al macizo de Vernera.
Una cuerda con anclajes nos indica el acceso hasta la boca, encerrada en un pequeño corte que ha labrado el agua al salir por la cavidad. Un rapel de 7 metros nos deja en su boca, de 4 metros de ancho por 3 de alto.

Acceso a la boca mediante un corto rapel.
Las galerías que encontramos a continuación son de cómodas dimensiones, donde podemos avanzar sin problemas. Encontramos un pequeño resalte a los pocos metros y a continuación una inclinada rampa que nos deja en una pequeño lago estacional.

Pequeño lago estacional.
Además de las dimensiones de la galería que hacen cómodo el avance también se agradece la ausencia de arcillas o barros, pues el conducto se encuentra muy pulido y limpio, con cantos rodados de diferentes dimensiones, algunos de mayor tamaño nos pueden indicar la fuerza que puede alcanzar el agua cuando la cavidad se activa. La galería continua hasta una bifurcación, donde encontramos algunos procesos reconstructivos; gours, coladas  y estalactitas.

Gour ubicado en la bifurcación.
Continuando por la galería derecha, se ascienden unos metros a los que sigue un descenso brusco que alcanza un sifón, que es parcialmente ocupado por grandes bloques. A la derecha del sifón parte un paso entre bloques que posiblemente comunique con un ramal estrecho de la galería de la derecha.

Sifón entre bloques
Ubicados otra vez en la bifurcación, por la galería de la derecha el conducto va disminuyendo de dimensiones y toma sentido descendente. A la izquierda encontramos un pequeño ramal que a los pocos metros finaliza obstruido pero que creemos que comunicará con el sifón, en el punto antes mencionado. Tal como se aprecia en la topografía de la cueva, parece que ambas comunicaran.

Galería secundaria que toma dirección al sifón.
Volviendo a la galería,  esta sigue descendiendo, pues se desarrolla por debajo del sifón de la cavidad. Siguiendo unos metros más se alcanza una zona inundada donde termina la cavidad. En esta último tramo de galería destacan las huellas de corriente o scallops en el suelo y paredes.

Sacallops en el último tramo de galería


Topografía de la cavidad (SIE de CEA, Espeleosie nº33, 1998)

En definitiva, se trata de una cueva muy cómoda de visitar, sin gateras y con buenas dimensiones para observar pequeños detalles y realizar algunas fotos. Aparentemente parece que no posee una continuación evidente, pero no debemos olvidar que su proximidad al Sistema de la Peña del Mediodía nos señala una relación evidente con este, o al menos con el polje de Lizara. Como dato curioso, reseñar que la cota sobre la que se desarrolla el punto bajo de la cueva esta muy próxima al sifón del Tubarro, el punto bajo del SPM.

Galería típica de la cueva, con los cantos rodados ocupando el suelo.
El recorrido real de la cavidad es de 175 metros y el desnivel -21 metros.

sábado, 2 de diciembre de 2017

REVISTA BERIG Nº 17 (NOVIEMBRE DE 2017)

Tenemos el placer de presentar un año más, un nuevo número de la revista BERIG, que publica el Espeleo Club Castelló. Este es el número 17, correspondiente a noviembre de 2017. En esta edición, al igual que en las anteriores, se presentan estudios sobre las cavidades castellonenses de las diferentes disciplinas que ofrece la espeleología.


Como en los últimos números y con la finalidad de que la información publicada llegue a más personas, la revista ofrece dos formatos, uno en papel y otro digital que será accesible libremente dentro de la plataforma del catalogo provincial (SICE-CS):


La versión en papel ha sido impresa íntegramente por la imprenta de la Diputación de Castellón, por lo que un año más agradecemos su colaboración. La revista presenta 78 páginas a color con 7 artículos y un noticiario espeleológico. En esta edición hemos introducido algunos cambios en la maquetación, para darle más presencia a la revista y adaptarnos a los nuevos tiempos.







Agradecemos también la colaboración de la Fundación Dávalos Fletcher, a Esportverd, correduria de seguros Romero&Gor y Meridiano 0.